¿Por qué visitar Praga en invierno?

CONOCE LOS MOTIVOS POR LOS QUE TIENES QUE VIAJAR A PRAGA EN INVIERNO

El verdadero invierno dura de diciembre a febrero en Praga, siendo enero el mes más frío. La nieve es rara en diciembre, pero las temperaturas suelen estar por debajo de los cero grados durante la mayor parte del invierno. Aunque esto pueda parecer poco atractivo para algunos, lo cierto es que visitar Praga en invierno tiene muchas ventajas.

A excepción de la segunda quincena de diciembre -cuando muchos turistas acuden a ver los mercados navideños-, el invierno es una época barata para viajar a Praga, ya que los hoteles ofrecen grandes ofertas y los vuelos suelen ser más baratos. Cuando nieva, Praga se transforma en una ciudad de cuento de hadas, con sus tejados rojos cubiertos de polvo blanco. Además, el invierno significa menos gente y una gran oportunidad para descubrir las mágicas calles adoquinadas casi por su cuenta.

Planifica tu visita con esta lista de las mejores cosas que hacer y razones para visitar Praga en invierno.

1. Visita el Castillo de Praga

El Castillo de Praga en invierno
Visitar el Castillo de Praga es imprescindible en cualquier época del año, pero el invierno ofrece una gran ventaja: colas más cortas. Desde 2018, acceder al castillo por cualquiera de sus tres entradas requiere un control de seguridad. Esto significa abrir tu bolsa para mostrar su contenido y pasar por un marco detector de metales. En verano, esto suele provocar largas esperas bajo un sol abrasador.

El invierno ya implica menos turistas, por lo que el tiempo de espera total cuando visite el Castillo de Praga será menor, pero puede recortar aún más minutos de la espera si llega temprano por la mañana. Las horas más cercanas al mediodía son las más concurridas.

A partir del 23 de noviembre y hasta la primera semana de enero, el Castillo de Praga organiza dos mercadillos navideños en la Plaza de San Jorge y en el patio de los establos. Los visitantes encontrarán más de 70 puestos que venden de todo, desde juguetes de madera hechos a mano hasta adornos de cristal, pasando por marionetas y una serie de alimentos y bebidas calientes.

Si es la primera vez que vienes a Praga, no te olvides de probar los populares langos, un pan plano frito cubierto con diversas cosas, como crema agria o ketchup, queso y mantequilla de ajo.

2. Descubre los mercados de Navidad

Mercado de Navidad de Praga en la Plaza de la Ciudad Vieja

Con algunas excepciones, los mercados de Navidad (Vánocni trhy) funcionan en Praga entre el 28 de noviembre y el 6 de enero de cada año. Esto es más tiempo que en la mayoría de los países de Europa, y además los mercados permanecen abiertos en Nochebuena, Navidad y Año Nuevo. Cientos de puestos venden de todo, desde artesanía local hasta adornos para el árbol, marionetas y juguetes de madera, cerámica y mucho más.

Las bebidas calientes y la comida también forman parte del espíritu de los mercados: deléitate con unas albóndigas ahumadas, palacinky (tortitas) o pernicky (pan de jengibre picante). O mira cómo el tradicional trdelnik -pastel de masa enrollada con azúcar de vainilla y nueces- se asa delante de ti y se sirve bien caliente.

El principal mercado navideño se encuentra en la Plaza de la Ciudad Vieja, donde también se encuentra el mayor árbol de Navidad, que se enciende todos los días a las 16:30 mientras el mercado está abierto.

En la plaza de Wenceslao hay otro gran mercado, y otros más pequeños en la isla de Kampa y en los patios del Castillo de Praga.

3. Ver las luces del Puente de Carlos

Luces en el Puente de Carlos durante el invierno

Aunque la mayor parte del alumbrado público de Praga ya funcionaba con energía eléctrica en la década de 1950, las lámparas del Puente de Carlos siguen funcionando con gas, al igual que otras 700 lámparas de gas repartidas por la ciudad, la mayoría en lugares históricos. Las lámparas de gas del Puente de Carlos suelen encenderse automáticamente al ponerse el sol, pero las cosas son un poco diferentes durante el mes de diciembre.

Todos los días de diciembre, hasta el 23 de diciembre, un farolero vestido de época llega al Puente de Carlos a las 16:00 horas para encender manualmente las lámparas de gas. Esta tradición pretende recuperar el romanticismo del siglo XIX, cuando la mayor parte del alumbrado público de Praga -incluidas las luces de parques e islas- debía encenderse manualmente cada día.

4. Celebrar el Masopust

Masopust es el nombre eslavo del periodo de Carnaval, que tradicionalmente cae en algún momento entre la Noche de Reyes (el 5 o el 6 de enero) y el Miércoles de Ceniza. Suele ser en febrero, aunque la fecha exacta cambia de un año a otro.

Si te encuentras en Praga durante el Masopust, es imprescindible asistir a uno de los muchos desfiles y celebraciones. El más importante comienza a las 17 horas en la plaza Jiriho z Podebrad, en el barrio de Zizkov. Desde aquí, una procesión ceremonial de personajes enmascarados y enormes marionetas de papel maché en forma de diablos, animales de granja y carros se apodera de las calles: música, bailes y ruidos hasta llegar al Ayuntamiento.

Al llegar, la tradición dicta que el alcalde debe salir y conceder a los manifestantes la llave de la ciudad. A continuación, la procesión continúa hasta el Estadio Viktoria Zizkov, un enorme césped verde donde se celebra una feria -con bailarines de fuego, comida y entretenimiento- hasta bien entrada la noche.

Los niños, los perros y los adultos son bienvenidos a participar o a observar desde la barrera, dependiendo del espíritu de la temporada que quieras conseguir.

5. Patinar sobre hielo

La República Checa tiene una larga tradición de hockey sobre hielo, por lo que no es de extrañar que los habitantes también sientan pasión por el patinaje sobre hielo. En los inviernos muy fríos, cuando el agua se congela, se puede ver a los checos patinando sobre hielo en el río Moldava o en la presa de Slapy, a una hora de Praga.

Sin embargo, para los menos aventureros, hay muchas pistas de patinaje sobre hielo por la ciudad, donde se puede vivir la gran experiencia de patinar entre históricos edificios barrocos mientras se pone el sol.

escapadas europa

Las mejores pistas están al aire libre y suelen ofrecer alquiler de equipos. El Parque de Hielo de la Torre, bajo la famosa Torre de Televisión de Zizkov, y la pista Na Frantisku, cerca del río Moldava, son destinos muy populares.

También se pueden encontrar grandes pistas en varios centros comerciales de la ciudad, incluida una enorme de 30 por 20 metros en la azotea del centro comercial Galerie Harfa. La mayoría de las pistas de patinaje al aire libre están abiertas hasta la segunda quincena de marzo.

El recinto ferial de Holesovice y el Ice Arena Letnany (normalmente un estadio de hockey sobre hielo) ofrecen la posibilidad de patinar en interiores si las pistas al aire libre resultan demasiado intimidantes con el tiempo helado. 

6. Asistir a un espectáculo festivo

El Teatro Nacional de Praga

Aunque los teatros e iglesias de Praga ofrecen conciertos durante todo el año, en diciembre hay muchas actuaciones especiales para las fiestas. Los espectáculos de danza, las presentaciones de coros y las orquestas ofrecen conciertos especiales de Navidad durante las fiestas y, en algunos casos, son la única oportunidad de ver el interior de edificios que suelen estar cerrados al público.

Si estás en Praga en diciembre, busca actuaciones especiales de música clásica en la Basílica de San Jorge del Castillo de Praga o en la Capilla de los Espejos del complejo de la Biblioteca Klementinum, donde el propio Mozart tocó el órgano ante un público cautivo.

Tanto la Sala de Conciertos Smetana de la Casa Municipal como el Palacio Lobkowicz tienen también su propio programa de conciertos de invierno, con actuaciones especiales de Navidad durante la segunda quincena de diciembre.

En el Teatro Nacional se pueden ver representaciones de El Cascanueces durante todo el mes de diciembre. 

7. Esquí de fondo en la ciudad

Esquí

Los amantes de la nieve que visitan Praga en invierno tienen una oportunidad única de probar el esquí de fondo sin salir de la ciudad. Cuando la nieve empieza a caer, se pueden explorar varios parques de la ciudad con esquís o raquetas.

Ladronka, en Praga 6, es uno de los parques más grandes de la ciudad y ofrece muchos espacios abiertos y senderos perfectos para explorar en invierno. Otra gran opción es Divoká Sárka, una enorme reserva natural en los límites de Praga 6.

Si no tienes tu propio equipo o no quieres molestarte en organizar el alquiler, puedes dirigirte a SkiPark Praha, una pista de esquí al aire libre donde puedes tenerlo todo: alquiler de equipo, instructores experimentados y un gran circuito para afinar tus habilidades. 

8. Probar la comida tradicional checa

La comida checa no es muy apropiada para el verano: es abundante y a menudo pesada, con muchos guisos, sopas espesas y salsas. En resumen, es perfecta para el invierno. Si visitas Praga durante los meses más fríos, haz tiempo para probar algunos platos tradicionales como la cesnecka (sopa de ajo con picatostes), el gulás (guiso espeso) o el knedliky (albóndigas al vapor y en rodajas).

El equivalente checo a la comida rápida son dos tipos de quesos, que se sirven en casi todas partes. El primero es el Nakládaný Hermelin, un queso blando similar al brie que se ha marinado con aceite, pimientos y cebolla. La segunda opción es el Smazený sýr, un queso frito cubierto de pan rallado que suele servirse con una guarnición de patatas fritas y salsa tártara.

9. Hacer un crucero por el río

Crucero por el río Moldava en Praga

El río Moldava y sus paseos marítimos atraviesan Praga y son el escenario de muchos eventos durante el verano: un lugar para alquilar botes de remos y un lugar para conciertos y festivales. Aunque el invierno le quita algunas de estas opciones, puede seguir disfrutando del río subiéndose a un crucero fluvial por Praga.

Los cruceros de invierno se realizan en embarcaciones cerradas y con calefacción que también ofrecen un espacio al aire libre para los que quieran enfrentarse al frío. Los cruceros varían desde viajes rápidos de una hora que pasan por debajo del Puente de Carlos y ofrecen impresionantes vistas nevadas de la Ciudad Vieja, hasta cruceros con almuerzo y cena, algunos con música en vivo a bordo. 

10. Visitar los museos

Los días gélidos o lluviosos de invierno ofrecen una oportunidad perfecta para escapar al interior y descubrir algunos de los museos más singulares de Praga. Tanto si eres un aficionado a la historia como si te interesan más las exposiciones extravagantes, lo más probable es que Praga tenga un museo justo para ti.

El escritor Franz Kafka pasó toda su vida en Praga, y su vida y obra están perfectamente representadas en el melancólico Museo Kafka. No muy lejos se encuentra la Biblioteca Strahov, del siglo XII, que suele figurar en la lista de las bibliotecas más bellas del mundo.

También está el pequeño Museo privado del Comunismo, con una interesante colección de carteles de propaganda, máscaras de guerra química y recreaciones cotidianas de cómo era la vida bajo el régimen comunista.

Ninguna visita a un museo está completa sin una parada en el Museo Nacional, que reabrió sus puertas en 2019 tras una enorme renovación que duró varios años. Con una colección de más de 14 millones de artículos que abarcan desde marionetas hasta arte medieval, y desde armas hasta muestras zoológicas y antropológicas, este es un museo emocionante para toda la familia.

11. Relajarse en una sauna

Verter agua sobre piedras calientes en una sauna

Las saunas son una tradición centenaria en la República Checa. Las utilizan personas de todas las edades para relajarse y mejorar su salud y bienestar. Son tan populares que suelen encontrarse en balnearios, piscinas públicas e incluso en parques acuáticos y centros de bienestar. Una advertencia: las saunas suelen ser mixtas y la desnudez es habitual, así que prepárate para ambas cosas.

Si te atreves a probarlas, investiga con antelación. Los grandes lugares, como el centro termal de Aquapalace, en las afueras de Praga, ofrecen varias opciones de saunas: por ejemplo, las saunas rusas tipo banya, algo menos calientes pero mucho más húmedas que las finlandesas; las salas de vapor, con una humedad muy alta; y los sistemas combinados, en los que se supone que se alterna entre una sauna y un salto a una piscina de hielo.

También hay baños romanos, una especie de cabina de vapor semiprivada, donde las temperaturas alcanzan los 65 grados, y piscinas calientes con agua ionizada a 30 grados.

¿TIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS
Tags: praga.