Columbia Británica, naturaleza a lo grande

NATURALEZA GRANDIOSA QUE TE HARÁ VOLVER

Experimentar la Columbia Británica es sumergirse en los azules índigo y los verdes esmeralda. Es recorrer bosques cubiertos de musgo y navegar en kayak por lagos de color turquesa. Es correr por la nieve en Whistler y tambalearse en las copas de los árboles de Vancouver. Puedes ir a cervecerías de moda en la ciudad, ver osos pardos en libertad y surfear en la isla de Vancouver. También zambullirte en aguas termales en las Rocosas, ver a las orcas dar un golpe de cola cerca de la orilla y a los alces moverse sigilosamente por los bosques. La provincia más occidental de Canadá es casi cuatro veces más grande que Gran Bretaña. Es costera, cosmopolita y rica en vida salvaje. No te pierdas esta provincia del país en tu viaje a Canadá.

Escapar al espacio abierto en Vancouver

Cuando estás en una ciudad rodeada de montañas nevadas y fiordos azules, es imposible no sentirte asombrado. Adéntrate en esta ciudad con licra, zapatillas de deporte y un rastreador Fitbit, porque vas a dar muchos más pasos que en tu país. El santuario más elegante es el Rosewood Vancouver, con su ambiente decadente de los años 20 y su terraza al aire libre, ideal para disfrutar de las vacaciones. El jazz en directo y los cócteles al estilo de la Ley Seca son la guinda del pastel.

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

En Vancouver puedes apuntar en cualquier dirección para vivir una nueva aventura en un nuevo paisaje. Si tienes tendencias maniáticas a hacerlo todo en un día, puedes ir en bicicleta, hacer senderismo, esquiar y hacer kayak antes de la medianoche. Para terminar el día, lánzate en una tabla de paddleboard en las aguas de False Creek iluminadas por la luna, para un final sereno y memorable. ¿Te apetece algo más intenso? Haz la excursión de medio día hasta la cima de St Mark's y consigue unas vistas espectaculares de Howe Sound. ¿Prefieres la arena entre los dedos de los pies? La playa de Kits Beach es una feliz combinación de baños en el océano Pacífico con un telón de fondo de montañas y vistas de la ciudad. Si te gustan las emociones mucho más altas, el Parque del Puente Colgante de Capilano es tu puerta de entrada a paseos por las copas de los árboles, impresionantes pero muy movidos, sobre frondosas arboledas y bosques tropicales costeros.

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

La cocina en los barrios más artísticos de Vancouver es fantástica En Yaletown, las ostras son deliciosas, y en Gastown, las tostadas francesas y el Cosmos. Es aquí donde las calles empedradas dan paso a las tiendas más modernas, en las que es tan probable comprar una cámara de fotos vintage como un trago de whisky. Para los gastrónomos más aficionados a los sabores tradicionales, la isla de Granville es la favorita de los locales. Llega a ella en un minitransbordador remolcador y compra de todo tipo de productos, desde quesos y embutidos hasta el emblemático salmón confitado.

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

Grandes olas y orcas en la isla de Vancouver

Gira el foco y quizás vea un oso negro nadando desde tierra firme a la caza del salmón o ballenas jorobadas retozando en las aguas. La isla de Vancouver es una pequeña perfección en la salvaje costa oeste. Se puede visitar en cualquier estación ya que cada una aporta algo diferente al paisaje y a lo que puedes encontrar. Está el olor a tierra de las tormentas que se levantan, las vistas increíbles y las grandes olas de las playas indómitas y la emoción festiva de la capital, Victoria, con sus luces parpadeantes, sus ponches calientes y sus paseos en coche de caballos. En verano, la aventura gira en torno a las caminatas por el bosque y las pisadas de arena salada. La vida marina hace apariciones diarias en los mapas: ballenas, nutrias, focas y frailecillos. 

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

Las Rocosas por su nombre, deslumbrantes por su naturaleza

Las Montañas Rocosas canadienses son un lugar de alces errantes, de picos escarpados y encantadores pueblos de montaña. Un plan irresistible para la aventura salvaje. Paisajes bañados por el sol de lagos alpinos y glaciares. Irás esperando lo monumental y lo mágico y volverás tan satisfecho como un oso pardo residente de 400 kilos dándose un festín con un aperitivo volador. Las Montañas Rocosas canadienses abarcan la Columbia Británica y Alberta. En el lado de la Columbia Británica, se encuentran los parques nacionales de Yoho y Kootenay. Estos son lugares en los que hay que ponerse las botas, y si no las llevas puestas, puedes navegar en kayak por el lago Emerald, que parece un espejo, y a hacer rafting en el río Kick Horse. En el Parque Nacional de Yoho, serpentearás como una hilandera de oro sobre aguas azul turquesa y emprenderás una corta y dulce caminata hasta una de las cascadas de una sola caída más altas de Canadá. Atravesarás los bosques para disfrutar de unas vistas etéreas en el lago Sherbrooke y prepararás la cámara para el impresionante torrente de las cascadas dobles de Twin Falls.

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

Kootenay atrae con sus rutas de senderismo y el alivio para los muslos de sus deliciosas aguas termales de Radium. Una de las mejores rutas que puedes tomar está bañada en la belleza de las flores de rosas silvestres a lo largo del sendero Marble Canyon. En la caminata por el glaciar Stanley, atravesarás bosques quemados y praderas alpinas que brillarán como pepitas de peridoto. Todo ello tan profundamente alejado de la vida de la ciudad. Este es el tipo de lugares en los que uno se pasa días y noches observando cómo cambia el paisaje y preguntándose si ha entrado en un cautivador portal a otro mundo.

Columbia Británica - La naturaleza a lo grande

¿TIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS