Qué ver en Moscú

¿QUÉ HACER EN MOSCÚ? FELICES VACACIONES TE GUÍA.

Las 6 mejores cosas que no te puedes perder en Moscú

1) Plaza Roja

La Plaza Roja es el principal punto de referencia de Moscú, y el lugar donde el 99% de la gente comienza a explorar la ciudad. Imagináos la alegría que sostendréis cuando estéis a punto de cruzar las puertas de la enorme plaza que tantas veces habías imaginado en tu mente. Podrás vislumbrar las cúpulas multicolores de San Basilio en el otro lado.

Sólo un pequeño consejo: Si quieres ver la Plaza Roja en toda su magnificencia, asegúrate de que no haya ningún evento en la plaza aparentemente, los eventos ocurren muy a menudo ya que como hemos dicho, es un punto fundamental y referente en la ciudad. Frente a San Basilio, el lado derecho de la plaza limita con los muros del Kremlin, y cerca de allí se encuentra el Mausoleo de Lenin.

Los comensales tintinearon los vasos en los cafés y las ventanas de la tienda estaban llenas de ropa y accesorios de lujo. Y por supuesto, en el otro lado de la plaza, encontrarás a San Basilio tan deslumbrante como siempre, las cinco cúpulas cinco joyas diferentes sobre el cielo de zafiro.

Un poco de curiosidad para tí: La palabra 'Roja' en la Plaza Roja no tiene nada que ver con el comunismo. La palabra Krasnaya solía significar 'hermoso' en el ruso antiguo, y sólo en tiempos más recientes adquirió el significado de 'rojo'. Por lo tanto, la Plaza Roja es también una hermosa plaza.

2) Kremlin

Aunque la plaza roja te sobrepase con el turismo o a¡eventos que te puedas encontrar, el Kremlin lo arreglará todo y superará todas nuestras expectativas. La palabra Kremlin significa 'ciudadela'. Muchos pensaréis que el Kremlin sería un simple palacio de la ciudad, pero en realidad es una ciudad amurallada dentro de una ciudad, con palacios, iglesias, jardines y dos helipuertos para que el Sr. Putin pueda ponerse a trabajar sin tener que afrontar el horrible tráfico de Moscú.
El Kremlin se siente como un lugar que pertenece a un mundo paralelo. Todo parece ordenado y perfecto. Guardias con enormes sombreros y uniformes bien cuidados patrullan las calles, silbando si te atreves a cruzar por el paso de cebra - sin embargo, extrañamente, está absolutamente bien subir por encima de la Campana del Zar, la campana más grande jamás lanzada con un peso de 480 toneladas.
La Campana del Zar nunca sonó, y el Cañón del Zar que está a su lado, el cañón más grande jamás construido, nunca disparó un solo tiro.
El lugar más hermoso del Kremlin es la impresionante Plaza de la Catedral, rodeada de varias iglesias con brillantes cúpulas doradas.

3) Metro de Moscú

El Kremlin ha sido el hogar de los gobernantes de Rusia durante siglos. Durante la época comunista, el poder estaba en manos del pueblo (o por lo menos, eso es lo que le decían). A finales de los años 20, Stalin ordenó la construcción de un monumental sistema subterráneo que satisfaría la necesidad de transporte dentro de la ciudad al mismo tiempo, ya que Moscú crecía sin parar.
Hoy en día, el metro de Moscú se desarrolla en 12 líneas (una circular y 11 radiales). En un cuento se dice que cuando a Stalin le mostraron el plano del metro, no se contempló ninguna línea circular. Stalin colocó su taza de té sobre el papel, dejando una marca redonda marrón. Naturalmente, el líder fue elogiado por su brillantez, y así nació la línea circular. Todas las líneas están codificadas por colores, y la línea circular es marrón.
El Metro de Moscú no sólo es impresionante a la vista - también funciona sorprendentemente bien, y es super barato. Funciona desde las 5 a las 2 de la mañana, cada 20 segundos en la hora punta, y un solo viaje sólo cuesta 50 rublos y no tiene límite de tiempo. Esto significa que puedes pasar todo el día recorriendo este impresionante sistema de palacios subterráneos, gastando menos de un euro.
Cada estación está decorada de forma diferente, no hay señales de la estación visibles desde el interior de los trenes, por lo que los moscovitas pueden saber dónde bajar mirando la decoración de la estación. Algunas de las más impresionantes son Mayakovskaya en la línea verde, Ploshchad Revolyutsii en la línea azul y Komsomolskaya, Novoslobodskaya y Kiyevskaya en la línea circular (Koltsevaya).

4) Arbat

Es una de las calles más antiguas que se conservan en Moscú, que conecta el centro de la ciudad con el anillo del bulevar. Fue una de las principales vías de entrada a la ciudad desde el oeste, antes de convertirse en el hogar de la nobleza primero, y luego de los artistas y funcionarios soviéticos.
Hoy en día, el Arbat ya no es el "Bulevar San Germán" de Moscú - la mayoría de las mansiones que lo bordean fueron destruidas para detener el avance de Napoleón en 1812. En la actualidad hay dos Arbats en Moscú. El Viejo Arbat es peatonal, por lo que sigue siendo un lugar maravilloso para pasear y observar a la gente. Hay varias tiendas de recuerdos, pero al ser el corazón del centro turístico de la ciudad, me gustaría que se perdieran las compras por aquí.
Hacia el final de la calle hay un café temático de Alicia en el País de las Maravillas (un trozo de Tokio en el centro de Moscú) que podría ser un lugar interesante para un café. O podrías echar un vistazo a New Arbat, justo al lado, la casa de la administración y la burocracia durante la época soviética.


5) Catedral de Cristo Salvador

Aunque no seas de las iglesias, estarás de acuerdo conmigo en que la Catedral de Cristo Salvador es un espectáculo fascinante, con sus cúpulas doradas y su marco de mármol blanco contra el cielo, y el río Moskva fluyendo justo a su lado.
Para mejorar aún más las cosas, la Catedral tiene una historia muy interesante. Fue erigida en el siglo XIX, después de la victoria contra el ejército napoleónico. Un convento fue evacuado para hacer sitio a la iglesia, y una de las hermanas afirmó que ningún edificio erigido en ese lugar se mantendrá en pie durante más de 50 años.

La catedral fue consagrada en 1883 y en 1931, 48 años más tarde, fue demolida por Stalin para hacer sitio al "Palacio de los Soviéticos", un edificio monumental que iba a ser coronado por una enorme estatua de Lenin. La Segunda Guerra Mundial detuvo la construcción y, tras la muerte de Stalin, la obra permaneció inacabada durante décadas  (el enorme agujero para los cimientos se convirtió en la piscina al aire libre más grande del mundo).
La "actual" Catedral de Cristo Salvador fue construida entre 1995 y 2000. Para las cúpulas se utilizaron 50 kilos de oro. ¿Durará más de 50 años? Sólo el tiempo lo dirá.


6) Museo Conmemorativo de la Cosmonáutica

Si eres un fanático de la arquitectura y la iconografía comunista, te querrás quedar en esta ciudad. Hemos hablado en otros post de lugares de interés comunista: Varsovia, Vilnius y Bratislava - pero en realidad, no son nada comparados con Moscú.
Desde los bloques de apartamentos de la kommunalka hasta las Siete Hermanas de Stalin (enormes rascacielos de los años 30 que albergan hoteles, apartamentos, oficinas y universidades), desde el metro hasta estatuas y placas por todas partes, Moscú tiene muchas reliquias del período comunista - después de todo, fue la capital del mundo comunista.
La entrada al museo está en la base del Monumento a los Conquistadores del Espacio, que es, con mucho, EL monumento más asombroso que hemos visto nunca. Quiero decir, mira esto:


El museo en sí es una visita muy interesante para todos los interesados en la carrera espacial. Alberga el primer satélite lanzado, los cuerpos embalsamados de dos perros espaciales, una reproducción a escala real de la estación espacial Mir, trajes espaciales y muchas otras exhibiciones interesantes. El Museo Memorial de Cosmonáutica celebra una época en la que la gente se atrevía a mirar las estrellas y a soñar que algún día podríamos descubrir este gran misterio.

Tal vez tenemos demasiados problemas en este planeta como para preocuparnos por explorar otros.

¿TIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS