Donde está Sintra y que se puede ver allí

SABIAS QUE RODÓ JOHNNY DEPP LAS ESCENAS DE LA NOVENA PUERTA EN UNO DE LOS PALACIOS QUE HAY EN SINTRA

Situada a sólo 30 kilómetros al noroeste de Lisboa, pero a un mundo de distancia del clamor de la vida de la ciudad, Sintra se encuentra a los pies de la boscosa Serra de Sintra, dramáticas montañas que definen el paisaje de este encantador destino.

El entorno verde y el aire fresco hicieron de Sintra una de las estancias veraniegas favoritas de los reyes de Portugal. También atrajo a escritores y poetas, entre ellos el novelista William Beckford y Lord Byron, cuya narración épica, La peregrinación de Childe Harold, se inspiró en parte en su visita a "Cintra". Su encanto romántico y su impresionante colección de parques y palacios hicieron que la UNESCO reconociera a Sintra como una importante influencia en el desarrollo de la arquitectura paisajística en toda Europa y honrara a la región con el estatus de Patrimonio de la Humanidad en 1995.

El pintoresco casco antiguo de Sintra, Sintra Vila, está centrado en el Palácio Nacional de Sintra. La plaza empedrada frente al palacio está repleta de tiendas, cafés y coloridas casas adosadas y es un buen lugar para empezar a explorar. Los que tengan las piernas fuertes disfrutarán de la subida al castillo; también se puede tomar un autobús, que también para en el Palácio da Pena. Un vehículo es la mejor manera de visitar todas las atracciones turísticas

1. Palacio Nacional de Sintra

Palacio Nacional de Sintra

Un par de extrañas chimeneas cónicas distinguen el exterior del Palacio Nacional de Sintra. Su extraña forma, que se va estrechando en el aire, atrae la mirada hacia el centro del casco antiguo, donde se encuentra la antigua residencia real.

Construido para el rey João I en el siglo XIV, es el palacio más antiguo que se conserva en Portugal. Conocido también como el Paço Real, es una propiedad suntuosa, y para apreciarla en su totalidad merece una buena hora de su tiempo. El edificio se despliega en varias plantas, y el recorrido comienza en la majestuosa Sala dos Cisnes, llamada así por los cisnes pintados que decoran el techo. Asimismo, más adelante, la Sala das Pegas (Sala de las Urracas) rinde homenaje a este descarado miembro de la familia de los cuervos. 

El punto culminante de los niveles superiores es, sin duda, la asombrosa Sala dos Brasões. Este reluciente vestíbulo está cubierto por un magnífico trabajo de azulejos, mientras que el techo abovedado está adornado con los escudos de armas (brasões) de 72 familias nobles portuguesas. ¿Y qué hay de las chimeneas? Se pueden admirar como parte de un techo cónico en las cocinas del palacio, junto con una muestra de utensilios de cobre pulido que se utilizaban para preparar los banquetes reales.

2. Castelo dos Mouros

Castelo dos Mouros

Situado en lo alto de la ciudad vieja, sobre una escarpadura escarpada, el castillo moro del siglo VIII añade un carácter dramático al árido paisaje. Sus murallas, desgastadas por la intemperie, siguen los escarpados contornos de la sierra y sirven de recordatorio de la importancia estratégica de la fortaleza, que acabó siendo tomada a los moros en 1147 por el rey Afonso Henriques.

Un sendero señalizado que parte de la iglesia de Santa María en la ciudad conduce a los caminantes a través de las empinadas y boscosas laderas inferiores hasta las murallas del castillo. Aquí, varios silos de grano moros se encuentran cerca de las ruinas de una iglesia y un cementerio cristianos medievales. Para entrar en el castillo propiamente dicho, hay que comprar un billete en el centro de interpretación situado cerca de la entrada de la carretera, donde paran los autobuses para dejar a los menos dispuestos a ponerse las botas de montaña. Dentro de las murallas hay un antiguo aljibe árabe y los cimientos de viviendas musulmanas.

Las tres torres del castillo, situadas entre gruesas almenas, se pueden escalar y ofrecen unas vistas impresionantes de la ciudad y la costa atlántica. Una de ellas, la "Torre de Fernando", lleva el nombre del monarca portugués que restauró las murallas en el siglo XIX, un auténtico rey del castillo.

3. Palacio de la Pena

Palacio de Pena

Desde la distancia, el palacio de Pena parece una enorme tarta de cumpleaños de mazapán con sus fachadas de color rosa y limón, sus torres almenadas, sus cúpulas bulbosas y sus torretas de peonza.

Esta creación gloriosamente exagerada y fantasiosa se construyó en el siglo XIX para satisfacer el capricho de Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha, marido de la reina María II. Corona el pico más alto de la Sierra de Sintra y su estrafalario perfil puede verse desde tan lejos como Lisboa.

Explorar este extraordinario edificio es como ser un extra en un drama de época, excepto que el escenario de la película es real. El interior está profusamente decorado con curiosidades de todo el mundo. Destaca el sereno Salón Árabe, cubierto de pared a techo con increíbles frescos en trampantojo. El Salón de Baile, recientemente reformado, resplandece con sus vidrieras que proyectan un arco iris sobre una valiosa colección de porcelana china.

Otra de las atracciones estrella es la capilla del siglo XVI y su ornamentado retablo, la única parte que se conserva del monasterio que ocupaba el lugar antes de que se construyera el palacio. En el exterior, los niños pueden jugar al escondite a lo largo de los muros, mientras que los adultos pueden maravillarse con las vistas de las colinas de Sintra y la lejana costa atlántica. 

4. Quinta da Regaleira

Quinta da Regaleira

El as de Hollywood Johnny Depp rodó parte del thriller sobrenatural La novena puerta dentro de esta finca fantásticamente ajardinada. El torreón del Palácio dos Milhões parecía lo suficientemente espeluznante como para que se rodaran varias escenas nocturnas en los alrededores de la propiedad de finales del siglo XIX, y es la asociación del palacio con lo místico lo que atrae a los visitantes a este rompedor escenario de Sintra.

No es una coincidencia que la finca fuera diseñada por un escenógrafo teatral, Luigi Manini, a quien el excéntrico millonario António August Carvalho Monteiro encargó la creación de un refugio tejido con referencias religiosas y símbolos de lo oculto.

Mientras que el palacio en sí mismo tiene más estilo que sustancia, los jardines rebosan de intriga. Entre los lagos y las fuentes se esconden pasajes secretos y grutas ocultas, y es muy divertido seguir las pistas falsas y los callejones sin salida. Pero cuando finalmente se tropieza con él, el Pozo de la Iniciación es de lo más espeluznante. Se llega al suelo bajando de puntillas por una húmeda escalera de caracol; la alternativa para salir de la cámara subterránea es un largo y resonante túnel que lleva a la superficie. 

5. Museo de la Noticia

Exterior del Museo de la Noticia en Sintra

Ubicada en el mismo edificio que albergaba el Museo del Juguete, esta nueva exposición permanente destaca el papel que desempeñan las noticias, los medios y la comunicación en el mundo moderno, y se está convirtiendo rápidamente en una atracción turística muy valorada.

Presentada de forma física y práctica, así como transmitida virtualmente, permite a los visitantes interactuar con presentaciones de radio y televisión que difunden la cobertura mediática de episodios de la historia reciente. La revisión de la escena permite reevaluar lo ocurrido y preguntarse si la historia se contó de forma imparcial y sin prejuicios.

El fenómeno de las noticias falsas se examina en detalle. Otros temas investigados son el supuesto uso de técnicas de propaganda en la industria de las relaciones públicas. Fascinante e inquietante a partes iguales, la exposición también analiza el papel del fotógrafo de combate e incluye una reveladora muestra de fotoperiodismo icónico con imágenes como el retrato del Che Guevara realizado por Alberto Korda -la imagen más reproducida de la historia de la fotografía- y el astronauta Buzz Aldrin en la luna, tomado por Neil Armstrong.

Incongruente en el entorno romántico y clásico de Sintra, esta instalación tan moderna y contemporánea plantea, sin embargo, algunas cuestiones interesantes sobre el papel que desempeñan, o se supone que deben desempeñar, los medios de comunicación en el siglo XXI. 

6. Monserrate

Monserrate

Los románticos jardines de Monserrate se encuentran en las colinas de la Sierra de Sintra, lejos del centro histórico de la ciudad. Pasear por aquí es una de las cosas más populares que se pueden hacer en un día soleado.

Esta verde finca semipeatonal está bordada con una abundancia de follaje subtropical y arbustos en flor plantados alrededor de un valle de helechos arbóreos de color verde esmeralda. Macizos de coníferas, palmeras ondulantes y otros árboles exóticos como el gigantesco Metrosideros (árbol de Navidad australiano) y el ciprés llorón chino proporcionan un dosel exuberante y abundante que proyecta la luz del sol moteada sobre un pequeño lago y una cascada. Se ha dejado que una franja de flora crezca de forma salvaje y hace tiempo que ha recuperado las ruinas de una capilla semioculta en la maleza.

Las dimensiones del jardín a la inglesa son deliberadas. El acaudalado dandi William Beckford, autor de la novela gótica Vathek, alquiló la finca entre 1793 y 1799 y añadió los elementos acuáticos que se ven hoy. Más tarde, otro inglés, Sir Francis Cook, importó los extraños árboles, añadió un extenso césped y construyó el caprichoso palacio de estilo morisco que se asoma sobre el verde césped.

La entrada al palacio está incluida en el precio de entrada a la finca y, aunque el mobiliario es escaso, el interior cuenta con bellos ejemplos de yeserías de filigrana. 

7. Convento dos Capuchos

Convento dos Capuchos

El convento de los Capuchos es, sin duda, la más evocadora de las atracciones históricas de Sintra. Este remoto monasterio franciscano está hundido en una cresta en el corazón de las colinas de la Sierra de Sintra y es único en Portugal por tener la mayoría de sus puertas y habitaciones revestidas completamente de corcho.

Fundado en 1560, el retiro es poco más que un conjunto de pequeñas celdas excavadas en la roca donde vivían los monjes residentes. El corcho, extraído de los bosques circundantes, se utilizaba mucho en toda la ermita y proporcionaba un aislamiento natural contra los elementos exteriores, a veces duros. El monasterio estuvo ocupado durante 300 años antes de ser abandonado en 1834.

Además de las celdas, los visitantes pueden explorar una pequeña capilla, los lavabos, una cocina y un refectorio. La naturaleza ha recuperado la mayor parte del complejo: las enredaderas que invaden los tejados y el musgo cubren la mayor parte de la piedra.

Es imposible no sentirse conmovido por este austero refugio rocoso y por el sencillo estilo de vida adoptado por los monjes, sensación que se agudiza por el absoluto silencio que envuelve la ermita. 

8. Palacio de Seteais

Palácio de Seteais 

Si hay un lugar en Sintra que capta el romanticismo y la serenidad del lugar, ése es el Palacio de Seteais. Construido a finales del siglo XVIII para un diplomático holandés, esta elegante y majestuosa mansión es ahora un hotel boutique de lujo, pero la planta baja es accesible para los no residentes.

Ubicada en unos amplios y cuidados terrenos a pocos minutos a pie de la Quinta da Regaleira, la propiedad se distingue por un impresionante arco monumental bajo el que los visitantes pueden pasar para llegar al paseo marítimo donde se pueden admirar las vistas ininterrumpidas de la costa atlántica.

En el interior, pida al conserje que le muestre la hermosa Sala Gildemeester. Repleta de mobiliario original e iluminada por lámparas de araña, las paredes y los techos están decorados con raros frescos atribuidos al pintor francés Jean-Baptiste Pillement, y presentan flora y fauna exóticas. Los no residentes pueden mezclarse con los huéspedes en la terraza del jardín, y detenerse a tomar un té o un café es una forma especialmente encantadora de pasar la tarde.

¿TIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS