Como explorar el templo de Horus en tu viaje a Egipto

CONOCE TODA LA HISTORIA QUE ESCONDE EL TEMPLO DE HORUS

Edfu

Puede que no conozcas mucho de la historia del Antiguo Egipto, pero el Templo de Horus en Edfu (110 kilómetros al sur de Luxor y 112 kilómetros al norte de Asuán) es una parada obligatoria si quieres experimentar la gran escala y ambición de los constructores de templos de Egipto con una oferta de viaje con visitas incluidas.

El templo de Edfu es una de las hazañas más impresionantes de la dinastía Ptolomea y, debido a su juventud -construido en el siglo II a.C.-, es también uno de los templos mejor conservados de Egipto. Aquí, las imponentes paredes de arenisca están cubiertas de gigantescos jeroglíficos y deslumbrantes frisos que imitan las decoraciones patrióticas de faraones anteriores. Dentro de sus vastas cámaras, paseando por debajo de las colosales puertas y recorriendo como una hormiga sus pasillos que parecen haber sido creados para los gigantes, se puede sentir realmente el poder omnímodo de los gobernantes de Egipto.

Pilón: La entrada del Gran Templo

Pilón: La Gran Entrada del Templo

Centinelas de piedra del dios Horus con cabeza de halcón vigilan el Gran Pilón, mientras que los relieves de piedra a ambos lados de la puerta cantan las alabanzas del rey Tolomeo Neos Dionysos.

No te pierdas: el relieve de Neos Dionysos (Ptolomeo XII) sujetando a sus enemigos por el pelo, listo para golpearlos delante de Horus - una muestra de fuerza faraónica apropiadamente sangrienta destinada a asombrar a sus súbditos egipcios al entrar.

Patio delantero: El Patio Colosal

Patio delantero: El Patio Colosal

Rodeado por tres lados por 32 altísimas columnas, el inmenso Patio de Armas tendría originalmente un gran altar en el centro, donde los sacerdotes del templo hacían ofrendas a los dioses de Edfú rodeados por la gente del pueblo. Las columnas están ricamente decoradas con capiteles florales y de palmeras, y los muros de piedra dorada están cubiertos de relieves de los dioses Horus y Hathor. Justo a la izquierda de la entrada al vestíbulo, la estatua de granito negro de Horus que se conserva, y que originalmente formaba parte de una pareja, lleva la doble corona de Egipto y guarda la puerta de acceso a las zonas más alejadas del templo.

No te pierdas: Las paredes traseras de la columnata están cubiertas por tres filas de grandes relieves que representan al faraón (Ptolomeo IX Soter II o Ptolomeo X Alejandro I) manteniendo conversaciones con los dioses o con el victorioso dios Horus. Representaciones similares se repiten por todo el templo. En los laterales del pilón, el faraón aparece, con la corona del Bajo Egipto en el lado oeste y la del Alto Egipto en el lado este, dirigiéndose al templo y siendo rociado con el agua de la consagración por Horus y Thot.

Vestíbulo: Entrada al Templo Interior

Vestíbulo: Entrada al Templo Interior

Después de atravesar el grandioso Patio de Armas, se llega al Vestíbulo, de escala mucho más humana y decorado con 12 columnas rematadas con elaborados capiteles florales. Justo al entrar hay dos pequeñas salas. La sala occidental es la Sala de Consagración, con un hermoso relieve en su pared posterior que representa a los dioses Horus y Thot vertiendo agua sagrada sobre el faraón. La sala oriental era la Biblioteca del templo, con una lista de libros que contenía todavía inscrita en la pared junto con una representación de Seshat, la diosa de la escritura.

No te pierdas: En las paredes hay cuatro filas de relieves incisos que muestran al faraón Euergetes haciendo ofrendas a los dioses o realizando actos rituales (por ejemplo, colocando la primera piedra del templo, en la fila inferior de la pared de la izquierda). Encima hay una banda de representaciones astronómicas y un friso ornamental con los nombres del faraón custodiados por dos halcones. Abajo, justo por encima del suelo, están Euergetes, su esposa Cleopatra y una larga fila de dioses locales que llevan ofrendas a las tres divinidades principales de Edfú.

En el arquitrabe de la puerta que da acceso a la Sala Hipóstila hay un interesante relieve de la barca solar, guiada por dos figuras de Horus con cabeza de halcón, con el sol adorado por Toth y Neith. A los lados, en actitud de oración, están Ptolomeo IV Filopator (izquierda) y los Cuatro Sentidos; a la derecha, la vista y el oído, a la izquierda, el gusto (simbolizado por la lengua) y la razón.

Sala Hipóstila: Lugar de preparación de los antiguos rituales

Sala Hipóstila: Lugar de preparación de antiguos rituales

Una puerta conduce a la Sala Hipóstila, cuyo techo está sostenido por 12 columnas y rematado por dos pequeñas cámaras, que dan acceso al pasillo interior del templo. La cámara de la izquierda funcionaba como laboratorio del templo, donde los sacerdotes mezclaban incienso y perfumes para preparar los rituales.

Primera y segunda antecámaras: Altares interiores de los sacerdotes

Primera y segunda antecámaras: Altares interiores de los sacerdotes

Más allá de la Sala Hipóstila, la Primera Antecámara era una zona de altares donde los sacerdotes del templo dejaban ofrendas para los dioses. Una escalera conduce a la azotea, a la que lamentablemente no pueden acceder los visitantes.

No te pierdas: los relieves murales de las paredes representan la procesión de los sacerdotes, encabezados por el faraón, ascendiendo (lado este) y descendiendo (lado oeste).

La primera antecámara da paso a la segunda, con un pequeño patio de ofrendas. Esta sala sería la última escala de los sacerdotes para hacer ofrendas a los dioses antes de entrar en el santuario propiamente dicho.

No te pierdas: En el techo, un mural representa a la diosa del cielo Nut, con las distintas figuras del sol en barcas bajo ella.

Santuario: La sala de los dioses

Santuario: La sala de los dioses

Iluminado por tres pequeñas aberturas cuadradas en el techo, el santuario era el lugar en el que se encontraba la estatua dorada de Horus sobre un relicario de granito (que todavía se encuentra in situ), que es una reliquia del templo pre-ptolemaico. Un pasillo rodea el santuario y conduce a varias cámaras oscuras, decoradas con relieves bien conservados y coloridos. En la cámara norte se encuentra una réplica de la barca de madera (la original puede verse en el Louvre de París), que habría sostenido la estatua dorada de Hathor en los festivales y durante las procesiones.

No te pierdas: Los relieves más interesantes del santuario son los de la fila inferior de la pared derecha. Se representa a Filopator quitando la cerradura del Templo de Horus, la capilla de Horus de Edfu; abriendo la puerta de la capilla; de pie ante el dios en actitud reverencial con los brazos colgando a los lados; ofreciendo incienso a sus padres deificados, Euergetes I y Berenice; y ofreciendo incienso ante la barca sagrada de Hathor.

Pasillo interior: Pasaje de la Victoria


Tallas en relieve en el Pasaje de la Victoria

El Pasaje Interior recorre la mitad posterior del templo, al que se accede desde la Sala Hipóstila, y está decorado con relieves e inscripciones.

No te pierdas: Los interesantes relieves de la pared oeste representan las batallas entre Horus y el dios del inframundo, Seth. En el friso de escenas, Seth está representado como un hipopótamo que el rey y Horus están cazando. En la primera escena (abajo, a la derecha), el rey intenta alancear a un hipopótamo, que se aparta; Horus hace lo mismo, sosteniendo una cadena en la mano izquierda y una lanza en la derecha, con su madre Isis a su lado y un pequeño Horus al timón de la barca, en la retaguardia.

En la segunda escena, el rey está de pie en tierra, a la izquierda, con dos barcos delante de él, en los que están Horus y un asistente; Horus sujeta al hipopótamo con una cadena y le clava la lanza en la cabeza. En la quinta escena, el hipopótamo yace de espaldas con las patas traseras encadenadas. En la séptima escena, Horus, en un barco de vela, apunta con su lanza al hipopótamo, cuya pata trasera está atada con una cuerda sostenida por Horus y su cabeza con una cuerda sostenida por Isis, arrodillada en la proa del barco. El rey, de pie en la orilla con dos asistentes, apunta con su lanza a la cabeza del animal.

Nilómetro
Los nilómetros eran utilizados por los antiguos egipcios para medir la altura del río y ayudar a predecir la futura cosecha de la temporada. El nilómetro del templo se encuentra tomando una escalera subterránea que sale del lado oriental del Pasaje Interior. Aunque hoy ya no está conectado con el Nilo, todavía se puede ver el pozo con las profundidades inscritas en caracteres demóticos.

Historia del Templo de Horus: Un templo levantado por la sucesión de faraones ptolemaicos


Historia del Templo de Horus: Un templo levantado por la sucesión de reyes ptolemaicos

Templo de Horus

Edfu era el antiguo Tbot egipcio, o en copto Atbo, del que deriva el nombre moderno. Cuando los griegos llegaron a la zona, la llamaron Apollinopolis Magna y la convirtieron en la capital del segundo nome (zona) del Alto Egipto. Según el mito, el dios Horus con cabeza de halcón libró aquí uno de sus grandes combates con el dios del inframundo Seth, por lo que probablemente Horus era especialmente venerado en esta zona. En la época ptolemaica, el antiguo dios Horus se hermanó con el dios griego Apolo para convertirse en Horus-Apolo.

Construido en el emplazamiento de un templo anterior, el de Edfú estaba dedicado a Horus; a Hathor de Dendera; y a su hijo, el joven Harsomtus, "Unificador de las dos tierras". La historia de su construcción y una descripción de toda la estructura se exponen en largas inscripciones en el exterior del muro del recinto, especialmente en el extremo norte de los lados este y oeste.

La parte posterior del complejo, el templo propiamente dicho, se inició en el año 237 a.C., en el reinado de Ptolomeo II Euergetes I, y se terminó en el año 212 a.C. bajo su sucesor, Filopator. La decoración de los muros con relieves e inscripciones, interrumpida durante el turbulento reinado de Epífanes, fue reanudada en el 176 a.C. por Filometor y terminada en el 147 a.C. durante el reinado de Euergetes II, exactamente 90 años después de la colocación de la primera piedra.

Euergetes II también añadió el gran vestíbulo (terminado en 122 a.C.) y lo decoró con relieves. Durante los reinados de Ptolomeo IX Soter II y Ptolomeo X Alejandro I, se construyeron el patio delantero con sus columnatas, los muros del recinto y el pilón, pero el pilón no se decoró con relieves hasta el reinado de Ptolomeo XII Neos Dionysos, que finalmente terminó las obras en el año 57 a.C.

Alrededor del Templo de Horus

El Mammisi: la casa natal

Al oeste de la entrada del Templo de Horus se encuentra el Mammisi, construido por Ptolomeo VIII Euergetes II y decorado con relieves por Ptolomeo IX Soter II. En la cámara principal, en la pared de la derecha, hay varios relieves de Hathor de Dendera, incluyendo a Hathor amamantando a Horus, Hathor dando a luz, y varias Hathors tocando instrumentos musicales.

ÂżTIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS