Conoce los principales monumentos de la cultura China

TOMA UN CRUCERO POR EL RIO LI, DESPUES DE VISITAR EL PALACIO DE VERANO O DA DE COMER A LOS OSOS PANDAS

Desde que el mundo descubrió China a través de los escritos del aventurero Marco Polo hace más de 700 años, hemos llegado a considerar este gran país asiático como la encarnación de todo lo misterioso y exótico. Incluso ahora, tras décadas de crecimiento económico, este vasto país no ha perdido nada de su fascinación. De hecho, el contraste entre las antiguas costumbres chinas y el nuevo estado ultramoderno que se está desarrollando no ha hecho sino aumentar nuestra fascinación por una cultura que se remonta a muchos milenios.

Es una cultura muy celebrada por los propios chinos, como demuestra la conservación de lugares históricos tan importantes como la Ciudad Prohibida y el Palacio de Verano en la capital, Pekín, que recuerdan los días de los emperadores chinos. Y luego, por supuesto, está la famosa Gran Muralla, que serpentea a lo largo de 6.700 kilómetros por los paisajes de China desde el Mar Amarillo hasta Asia Central, mientras que sus innumerables santuarios rezuman el espíritu de las antiguas religiones orientales. Gracias a su tamaño, China, como destino turístico, ofrece posibilidades ilimitadas de exploración. Tanto si decides viajar a bordo de un crucero de lujo por las pintorescas gargantas del Yangtsé, como si visitas una bulliciosa ciudad o buscas la tranquilidad de un antiguo templo, este país está lleno de experiencias increíbles. Descubre cosas fascinantes, insólitas y aventureras con esta lista de las principales atracciones turísticas de China.

1. La Gran Muralla China

La Gran Muralla China

"Nadie puede ser un verdadero héroe si no ha estado en la Gran Muralla", reza el dicho popular chino, que demuestra claramente la importancia que se le da a este singular monumento antiguo. La Gran Muralla China (conocida en chino como "Changcheng" o "Muralla Larga") se extiende más de 6.000 kilómetros desde las fortalezas de Shanhaiguan, en el este, hasta Jiayuguan, en el oeste, pasando por Hebei, Tientsin, Pekín -donde se pueden visitar los tramos mejor conservados de la muralla-, Mongolia Interior, Ningxia y Gansu.

Con una altura media de entre seis y ocho metros, pero con una altura de hasta 16 metros -y una anchura suficiente en algunos lugares para que pasen cinco caballos o diez hombres-, la muralla cuenta con numerosas almenas y torres de vigilancia, algunas de las cuales se remontan al siglo VII a.C., y las zonas más conocidas se añadieron en torno al 210 a.C., cuando se unieron sus distintas secciones. En la actualidad, la sección más visitada de la muralla se encuentra cerca del paso de Badaling, al noroeste de Pekín, a la que se puede llegar fácilmente en transporte público o mediante excursiones organizadas. Otros tramos restaurados que merecen una visita son la sección cerca de Gubeikou, a 130 kilómetros de Pekín, y en Mutianyu, a sólo 70 kilómetros al noreste de Pekín.

2. La Ciudad Prohibida y el Palacio Imperial, Pekín

La Ciudad Prohibida y el Palacio Imperial, Pekín

El edificio más importante de China, la Ciudad Prohibida -también conocida como Palacio Imperial-, está situado en el corazón de Pekín y es una visita obligada cuando se visita el país. Iniciado durante la dinastía Yuan, entre 1271 y 1368, gran parte del complejo que se ve hoy (en realidad son muchos espléndidos palacios en uno) se construyó entre 1406 y 1420 como residencia de 24 emperadores Ming y Qing, cuya presencia prohibía la entrada a cualquiera que no fuera la familia imperial y sus cortesanas.

Con una superficie de unos 720.000 metros cuadrados y protegido por una muralla de 10 metros de altura con torres de vigilancia y un amplio foso, este enorme complejo consta de zonas reservadas para fines ceremoniales y administrativos, así como de una residencia privada utilizada por el emperador. Aunque puede llevar muchas horas verlo todo, lo más destacado son los cinco puentes de mármol blanco del Río Dorado; el Salón de la Armonía Suprema, un edificio de 35 metros de altura que alberga el trono imperial; el exquisito salón de banquetes del emperador (el Salón de la Preservación de la Armonía); y el Museo del Palacio, con su gran colección de arte y objetos de las dinastías Ming y Qing, por nombrar sólo algunos. Otras atracciones importantes en los alrededores del Palacio Imperial son la famosa plaza de Tiananmen y el Templo del Cielo, uno de los lugares religiosos más importantes del país, que data del siglo XV.

3. El Ejército de Terracota

El Ejército de Terracota

Fue mientras cavaban pozos en las afueras de Xi'an, en la década de 1970, cuando los agricultores tropezaron con el que sería el hallazgo arqueológico más importante de China: el Ejército de Terracota. Distribuido en tres grandes fosas subterráneas y construido para custodiar la tumba del Primer Emperador, había más de 8.000 guerreros de tamaño natural, unos 520 caballos y más de 100 carros, junto con otros numerosos personajes no militares que databan de alrededor del año 280 a.C. Aunque algunas estaban muy dañadas por el paso del tiempo, muchas de las estatuas desenterradas se han vuelto a ensamblar minuciosamente y son un testimonio de la importancia que se concedía al emperador y al más allá.

El lugar, que forma parte del Parque del Mausoleo del Emperador Qin Shi Huang, es uno de los destinos turísticos más importantes de China y ofrece la inolvidable experiencia de situarse frente a este conjunto de soldados y caballos como si se tratara de un desfile centenario.

4. El Palacio de Verano

El Palacio de Verano

A 15 kilómetros de Pekín, el suntuoso Palacio Imperial de Verano (Yíhé Yuán) se encuentra en medio de hermosos parques y es una de las atracciones más visitadas de China. Aunque el palacio se construyó en 1153, su gran lago se añadió en el siglo XIV para mejorar los jardines imperiales. Destacan la magnífica Sala del Bienestar y la Longevidad (Renshou Dian), con su trono, y el hermoso Gran Teatro, una estructura privada de tres pisos construida en 1891 para satisfacer la afición de la familia imperial a la ópera y que aún se utiliza para representar obras de teatro y eventos musicales tradicionales chinos. Otros lugares destacados son el Salón de la Felicidad y la Longevidad (Salón Le Shou Tang), con sus preciosos jardines y patios, así como muchos kilómetros de pintorescos caminos y senderos. Si el tiempo lo permite, intente visitar también las ruinas del Antiguo Palacio de Verano, del que se dice que fue uno de los palacios más elaborados y arquitectónicamente atractivos del país, pero que fue tristemente destruido por las fuerzas coloniales a mediados del siglo XIX.

5. Crucero por el río Li

Crucero por el río Li

La ciudad de Guilin, en el extremo noreste de Guangxi, cuenta con algunos de los paisajes más bellos de China y es famosa por el río Li, que serpentea a través de la ciudad y las montañas kársticas circundantes. Aunque durante cientos de años este paisaje único ha atraído a poetas y artistas y ha sido objeto de innumerables cuentos y leyendas, hoy en día es popular entre los turistas de todo el mundo que desean ver de cerca este esplendor natural.

La mejor manera de disfrutar de la zona es tomar un crucero por el río Li. El tramo más popular es el que va de Guilin a Yangshuo, donde el río serpentea tranquilamente a través de unos 80 kilómetros de notables formaciones rocosas y cuevas con nombres románticos como el Monte de la Belleza Única, la Colina de la Trompa de Elefante y la Cueva de la Flauta de Caña. Dependiendo del tipo de embarcación que se utilice -se puede elegir desde un crucero turístico hasta pequeñas bateas de bambú-, los viajes pueden durar desde unas horas hasta varios días.

6. Base de Investigación de la Cría del Panda Gigante de Chengdu

Base de Investigación de la Cría del Panda Gigante de Chengdu

Ninguna visita a China estaría completa sin al menos una experiencia con el panda. Aunque los principales zoológicos del país cuentan con muchos ejemplares de estas fascinantes criaturas, el mejor lugar para verlos en una aproximación a su hábitat natural es la excelente Base de Investigación de la Cría del Panda Gigante de Chengdu, situada en la provincia de Sichuan. Aquí tendrá la oportunidad de ver hasta 80 pandas en su rutina diaria, desde buscar comida hasta jugar en el gran parque de las instalaciones.

Además de ver a estos espléndidos animales de cerca, aprenderás mucho sobre ellos gracias a las numerosas exposiciones permanentes y a las muestras que detallan los esfuerzos de conservación en curso para salvaguardar su futuro. Hay visitas guiadas en inglés. Si es posible, intenta programar tu visita para las sesiones de alimentación matutinas, cuando los pandas están más activos; mejor aún, inscríbete en uno de los programas de voluntariado experiencial únicos que te permitirán participar en la alimentación y el cuidado de estas adorables criaturas... y posiblemente incluso sostener un bebé panda.

7. El río Yangtsé y las Tres Gargantas

El río Yangtsé y las Tres Gargantas

Conocido en China como Chang Jiang ("río largo"), el poderoso río Yangtsé se extiende más de 6.000 kilómetros, lo que lo convierte en el río más largo e importante de China y el tercero más largo del mundo después del Amazonas y el Nilo. El Yangtze, que fluye desde el Tíbet en el oeste hasta Shangai en el este a través de ocho provincias, ha sido durante más de 2.000 años la principal ruta de transporte de China (unos 2.700 kilómetros son navegables). Su vasta cuenca, con sus 700 afluentes, cubre aproximadamente una quinta parte de la superficie total del país y abarca una cuarta parte de las tierras agrícolas del país.

Viaja a Asia

Aunque su inmensa longitud hace que el río pueda visitarse en numerosos puntos de China, el más popular para los turistas es, con diferencia, el de las hermosas Tres Gargantas -Qutang, Wu y Xiling-, un tramo de 200 kilómetros entre las ciudades de Fengjie y Yichang. En algunos lugares, una mezcla de furiosos torrentes y peligrosos bajíos, aquí el río serpentea a través de las gargantas y sus escarpados acantilados y altos picos montañosos en un tramo de paisaje tan dramático como el Gran Cañón. Existen numerosas opciones de turismo, desde lujosos cruceros en barco centrados en las numerosas atracciones históricas y lugares de belleza escénica de la región hasta desafiantes excursiones de aventura por los tramos más espectaculares del río.

 

8. Los Jardines Clásicos de Suzhou

Los Jardines Clásicos de Suzhou

Considerados uno de los jardines históricos más importantes del mundo -de ahí su designación como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO-, los Jardines Clásicos de Suzhou deberían ocupar un lugar destacado en su itinerario de viaje por China. Situados en la histórica ciudad de Suzhou, en la provincia de Jiangsu, estos magníficos jardines se crearon en el siglo XI, en una época en la que la ciudad experimentaba un crecimiento sin precedentes, y formaban parte de los más de 270 jardines que se plantaron aquí. De los jardines restaurados que se conservan, el más famoso es el encantador Jardín de la Longevidad, un lugar de siete acres construido en 1800 en el lugar de un parque creado originalmente durante la dinastía Ming.

Este jardín, uno de los más famosos de China, cuenta con un estanque, varios edificios atractivos, una colina artificial, un bosquecillo de melocotoneros y un precioso camino cubierto de cuyas paredes cuelgan más de trescientas tablillas de piedra grabadas con antiguos caracteres chinos. También merece la pena visitar el Jardín del Pabellón Cang Lang Ting, un jardín de dos acres que ofrece muchas características únicas, como una doble arcada que conecta las secciones interior y exterior.

 

9. El Palacio de Potala, Tíbet

El Palacio de Potala, Tíbet

Otra de las estructuras históricas más reconocidas de China es el magnífico Palacio de Potala, en la ciudad de Lhasa, Tíbet. Construido como fortaleza y residencia del Dalai Lama, fue durante siglos un centro de poder político y religioso y contiene muchos de los tesoros más importantes de la religión. El primero de los dos palacios del Potala, el Palacio Rojo, se construyó en el siglo XVII y contiene los santuarios más importantes del complejo en la Sala de Entronización, cuyas paredes están cubiertas con murales que representan escenas de la vida de los Dalai Lamas y los reyes tibetanos. Otros aspectos destacados del Palacio Rojo son sus numerosas y vastas salas dedicadas a las enseñanzas de la religión y las elaboradas tumbas (conocidas como "stupas") de varios Dalai Lamas.

El Palacio Blanco, igualmente impresionante, se terminó de construir en 1648 e incluye los dormitorios, los estudios y las salas de recepción, la mayoría intactos desde 1959, cuando el Dalai Lama huyó del Tíbet. Durante su estancia en Lhasa, no deje de visitar los magníficos Jardines de las Joyas. Estos jardines de 90 acres, que forman parte de la residencia de verano del Dalai Lama, se iniciaron en la década de 1840 y abarcan desde grandes palacios y pabellones hasta agradables lagos.

 

10. El paseo marítimo de Shanghái: El Bund

Paseo marítimo de Shanghái: El Bund

El espléndido paseo marítimo de Shanghái, el Zhongshan Lu, quizá más conocido como el Bund (Wàitan), es un notable acto de planificación y conservación de la ciudad. Al pasear por esta amplia zona peatonal a lo largo del río Huangpu Jiang, casi se olvidará de que está en medio de la mayor ciudad de China (la población de Shanghái supera los 24 millones de habitantes). Famoso por su ambiente europeo, debido al pasado del distrito como sede del Asentamiento Internacional de la ciudad, el Bund es popular por sus 52 edificios conservados de influencia inglesa y francesa, muchos de los cuales son ahora restaurantes, cafés, tiendas y galerías de arte.

La arquitectura representa una variedad de influencias, desde el estilo gótico hasta el renacentista -incluyendo varios edificios de estilo Art Deco-, e incluye elementos destacados como la antigua oficina de aduanas del puerto, con su campanario, y el majestuoso Hotel Peace. Para obtener las mejores vistas del Bund, visita la Torre de la Perla Oriental, de 468 metros, en la orilla opuesta del río Huangpu Jiang. Si el tiempo lo permite, no deje de visitar también el Jardín Yu. Conocido cariñosamente como el "Jardín de la Felicidad", este jardín de visita obligada se remonta a 1559, cuando fue trazado (muchas de las estructuras originales sobreviven en la actualidad).

11. El histórico Lago del Oeste de Hangzhou

El histórico Lago del Oeste de Hangzhou

Pocas ciudades de China pueden presumir de tener la misma concentración de espléndidos lugares históricos y templos antiguos que la ciudad de Hangzhou (Hangchow), capital de la provincia de Zhejiang en el extremo sur del famoso Gran Canal de China. Gran parte de esta rica colección se reúne en torno al encantador Lago del Oeste, una extensión de agua de seis kilómetros cuadrados en el corazón de la ciudad vieja, que está rodeada de numerosas colinas, pagodas y templos. Dividido en cinco secciones distintas por calzadas artificiales que se remontan al siglo XI, es una zona maravillosa para explorar a pie, ya que se cruza de un tramo de agua al siguiente, para encontrarse con otro grupo de bellos edificios antiguos (es especialmente agradable en primavera, cuando florecen sus numerosos melocotoneros).

Una parte de la diversión consiste en permanecer en los numerosos puentes antiguos del lago, uno de los mejores es el Puente Roto (Duanqiao), que une la Calzada Baidi con la orilla, y explorar la Pequeña Isla del Paraíso, con sus cuatro mini-lagos unidos por el zigzagueante Puente de los Nueve Arcos. No dejes de subirte a uno de los muchos barcos turísticos y pequeñas embarcaciones de recreo disponibles para recorrer el lago, y si el tiempo lo permite, quédese a ver el divertido espectáculo de fuentes musicales que se celebra cada noche.

12. El Mausoleo de la Luz: La Tumba Imperial del Norte

El Mausoleo de la Luz: La Tumba Imperial del Norte

En la región montañosa del noreste de China se encuentra la antigua ciudad de Shenyang, un importante centro comercial y cultural que alberga el Mausoleo de la Luz (Zhaoling), también conocido como la Tumba Imperial del Norte. Uno de los lugares históricos más importantes del noreste de China -está incluido en la lista de tumbas imperiales de las dinastías Ming y Qing del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO-, la tumba destaca por su estilo arquitectónico único: una combinación de enterramientos chinos dispuestos de forma tradicional y edificios tipo castillo de principios del periodo Qing. El emperador Huang Taiji, que reinó entre 1626 y 35 años, está enterrado aquí en un vasto recinto de más de 180.000 metros cuadrados que tardó ocho años en completarse. El lugar destaca por su "Camino de las Almas", un sendero bordeado de columnas de piedra y esculturas de los caballos favoritos del emperador.

Otro lugar importante es el imponente Palacio Imperial de principios de la era Qing, el segundo mayor complejo palaciego completamente conservado de China después del Palacio Imperial de Pekín. El complejo sirvió de residencia a los primeros emperadores Qing e incluye varios espléndidos patios alrededor de los cuales se agrupan numerosos edificios, entre ellos el Salón del Gobierno Exaltado (Chongzheng Dian) que alberga el trono imperial.

13. Buda gigante de Leshan

Buda gigante de Leshan

"La montaña es un Buda y el Buda es una montaña". Así reza el famoso dicho chino, atribuido al espectacular Buda Gigante de Leshan, de 71 metros de altura. Y ciertamente tiene sentido al estar a sus pies mientras la colosal estatua se eleva por encima de usted. Iniciado en el año 713 por un monje budista y completado 90 años después, este importante icono religioso está tallado por completo en un acantilado de piedra y es la mayor escultura de Buda del mundo. La estatua, que representa al Buda Maitreya, es aún más espectacular si se tiene en cuenta su ubicación, con vistas al río que debía apaciguar (a menudo resultaba traicionero para la navegación). Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Buda Gigante sigue atrayendo a un gran número de peregrinos de todo el mundo y se considera una de las atracciones imprescindibles de China. Fácilmente accesible desde la ciudad de Chengdu, se puede llegar al Buda Gigante de Leshan mediante un divertido viaje en ferry desde los muelles públicos de Leshan. También merece la pena explorar el parque escénico en el que se encuentra el Buda, así que asegúrate de asignar tiempo suficiente en tu itinerario.

14. El horizonte de Hong Kong

El horizonte de Hong Kong

Ampliamente considerado como uno de los horizontes urbanos más espectaculares del mundo -tanto por tener una de las mayores concentraciones de rascacielos como por la presencia de las altas colinas que los enmarcan-, Hong Kong ha sido durante décadas la bulliciosa capital de las finanzas y el comercio en esta parte del Pacífico. Y es un paisaje urbano que puede disfrutarse desde distintos puntos de vista. Una de las mejores vistas es desde el Pico Victoria, en la isla de Hong Kong, donde los rascacielos enmarcan el inmenso puerto de la ciudad, un placer especial al caer la noche. Igualmente impresionante es la vista desde el propio puerto de Victoria. Aquí puede subir a bordo de uno de los famosos transbordadores de Hong Kong y dirigirse a varios puntos para pasear y explorar, como Kowloon.

También puedes quedarte a bordo y disfrutar de las vistas. Si es posible, intente hacer coincidir su viaje con el espectáculo nocturno de láser, un impresionante show de luz láser de 360 grados que utiliza los rascacielos del puerto como mágico telón de fondo (para obtener las mejores vistas, intente ver el espectáculo desde el lado de Kowloon del puerto de Victoria).

15. Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie

Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie

Cuando uno ve por primera vez el Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie, en la provincia de Hunan, no es difícil entender cómo el cineasta James Cameron pudo inspirarse en él. El éxito de taquilla de Cameron, Avatar, bien podría haberse ambientado en esta zona de impresionante belleza natural, con sus numerosas y singulares formaciones rocosas en forma de pilar que parecen un increíble paisaje extraterrestre sacado de una película de ciencia ficción (uno de los pilares más altos, de unos impresionantes 1.080 metros, ha sido rebautizado como "Montaña del Aleluya de Avatar").

Este es uno de los lugares menos conocidos para visitar en China. Además de sus muchas maravillas naturales, que se pueden explorar mejor en el marco de una excursión organizada, el parque cuenta con una serie de nuevas atracciones creadas por el hombre. La primera en construirse fue el Ascensor Bailong, también conocido como el "Ascensor de los Cien Dragones". Es una estructura impresionante que eleva a grupos de hasta 50 personas a 326 metros de altura en menos de dos minutos, y que ofrece unas vistas espectaculares durante todo el trayecto. También destaca el puente de cristal del Gran Cañón de Zhangjiajie, inaugurado en 2016 y anunciado como el puente peatonal más alto del mundo. Con una altura de 300 metros sobre el suelo y una extensión de 430 metros a lo largo de un espectacular acantilado, es una atracción definitivamente no recomendada para los débiles de corazón, pero una de las mejores cosas que hacer si está buscando añadir un poco de aventura a su día.

¬ŅTIENES PENSADO VIAJAR? PIDE PRESUPUESTO GRATIS

Acepto los términos y condiciones.

OFERTAS DE VIAJE RELACIONADAS
Tags: china.